Grandes soluciones para grandes resultados

Nuestra amplia experiencia en la automatización industrial nos ha permitido desarrollar una metodología propia de implantación de la robótica colaborativa en los procesos industriales de nuestros clientes mediante el Método Vicosystems 360.

Método Vicosystems

MÉTODO VICOSYSTEMS

Descubre los 5 pasos clave para implantar la robótica colaborativa con nuestro método.

Desde Vicosystems hemos desarrollado una metodología propia basada en nuestro know-how que te guía por los 5 pasos clave del proceso de implantación de la robótica colaborativa en los procesos de tu empresa.

En este paso se deciden los criterios para el diseño mecánico de la aplicación a implantar. Se realiza un cronograma y un prediseño que se ajusten a los criterios fijados del proceso.

Los objetivos del son:

  1. Definir el emplazamiento del robot (ubicación del robot y fijaciones).
  2. Establecer los puntos de recogida y retirada del producto.
  3. Definir del proceso completo.
  4. Definir a los responsables de cada proceso.

Determinamos cuál es el robot que mejor se adapta a las necesidades de la aplicación. Completamos este paso realizando al cliente una formación específica del robot.

Durante esta fase el objetivo es determinar la herramienta necesaria para llevar a cabo cada aplicación.

La herramienta es el elemento que hace efectivo el trabajo del robot. Cuando se habla de una aplicación de “movimiento de pieza”, se suele disponer de una garra o una herramienta de vacío. En este punto es importante adaptar la herramienta a la geometría de la pieza, por lo que se deberá contar con unas garras o herramientas de vacío que sean configurables.

Por otro lado, para aplicaciones de “trabajo sobre pieza” es importante saber qué tipo de herramienta se necesita para llevar a cabo la aplicación. En ese caso, es habitual evaluar la posibilidad de acoplar al robot la herramienta que ya esté utilizando el operario en el proceso manual.

En la etapa de evaluación de las comunicaciones se busca cómo transmitir información entre los elementos que forman la célula robotizada.

En caso de que existan elementos móviles como cintas o actuadores lineales, el robot deberá actuarlos o pararlos en el momento necesario para el proceso. Por otro lado, si el robot actúa con otras máquinas, como tornos CNC, prensas u otros, el robot deberá poder comunicarse con ellas para indicar en qué momento del proceso se encuentra. Además, también debe existir una comunicación bidireccional con las personas de forma que el robot les indique en qué fase se encuentra y estas puedan dar las órdenes correspondientes. Para ello, se puede realizar una instalación eléctrica convencional (comunicación por contactos) o una comunicación más compleja a través de protocolos de campo.

Durante las diferentes fases del proyecto descritas anteriormente, se tendrán en cuenta parámetros de seguridad para el diseño y construcción de cada elemento.

Al final de la implantación, se debe realizar una evaluación de riesgos de la aplicación en la que se analiza, no solo la probabilidad de fallo del sistema, medido a través de su nivel de desempeño (Performance Level PL), sino los posibles riesgos que presente la aplicación y cuáles son las medidas para minimizarlos.