Bienvenidos a la nueva revolución:
La industria 4.0

Evolución, revolución

El desarrollo tecnológico ha hecho, a lo largo de los siglos, que las sociedades evolucionen. Desde la Primera Revolución Industrial hasta la actualidad, las innovaciones en diferentes campos como la energía, los materiales, las comunicaciones y la producción, han permitido superar los diferentes retos planteados por la sociedad.

La llamada Industria 4.0 o smart factory pretende resolver nuevos retos relacionados con la alta flexibilidad y la optimización de procesos que demanda hoy día la Industria.

La Robótica Colaborativa es una de las tecnologías que permiten el despliegue de la Industria 4.0.

¿Qué es la Robótica Colaborativa?

La Robótica Colaborativa es una evolución de la robótica tradicional. Su principal característica es la capacidad de relacionarse con las personas de una forma amigable. Esto se consigue con dos características: el robot debe ser intuitivo en su programación y sensitivo en su interacción física con los humanos.

La robótica colaborativa está pensada como una herramienta para los operarios de una proceso productivo, de forma que dejen de hacer tareas robóticas para aportar más a la producción a través de tareas de mayor valor añadido.

Con este concepto, la robótica colaborativa permite flexibilizar la automatización de un proceso a la vez que mejora las condiciones ergonómicas del mismo, en caso de interacción con un humano.

Un robot colaborativo es:

  • INTUITIVO para que resulte fácil configurarlo y trabajar con él.
  • SENSITIVO para eliminar daños en las personas en caso de contacto físico.
  • SEGURO, ya que permite asignarle tareas poco ergonómicas, monótonas reduciendo así las lesiones.
  • DE RÁPIDA INSTALACIÓN, reduciendo el tiempo necesario para su puesta en funcionamiento.
  • FLEXIBLE, se reasignan fácilmente a múltiples aplicaciones.

¿Qué tipo de procesos son aptos para un robot colaborativo?

Los robots manipuladores son aptos para un gran número de procesos, siendo los más habituales los siguientes:
  • Manipulación de piezas
  • Alimentación de máquinas
  • Pulido y desbarbado
  • Pegado, dispensado y soldadura
  • Seguimiento de trayectorias
  • Montaje
  • Pick&Place
  • Empaquetado y paletizado

Los beneficios

Interacción hombre-robot en los entornos productivos.

Su función es trabajar en armonía con un operario humano con su misma fuerza y rapidez. En un entorno colaborativo, una persona aporta destreza, flexibilidad y la capacidad de resolver problemas, mientras que un robot colaborativo ofrece fuerza, resistencia y precisión en la realización de la tarea en cuestión.

Herramientas que ayudan y hacen el trabajo más fácil.

Lejos de reemplazar trabajadores humanos, los robots mejoran su productividad, liberándoles de tares monótonas y repetitivas y permitiéndoles centrarse en trabajos más complejos o finalizar la tarea en colaboración con el robot en un espacio compartido.

Mover y reubicar el robot en función de las necesidades productivas.

La robótica colaborativa ofrece la posibilidad, además, de mover y re ubicar el robot dentro de la planta en función de las necesidades productivas, ofreciendo soluciones más flexibles para las líneas de producción

Casos de éxito

SHAD

Aplicación: Atornillado / Montaje
Mejoras: Calidad de los productos / Mejora ergonómica de los trabajadores.

Portas Euro-Rapid

Aplicación: Alimentación de máquinas
Mejoras: Aumento de la productividad